Efemérides que la Archicofradía celebrará en 2018

15/12/2017

Como se ha informado a los hermanos en los últimos meses, nuestra Archicofradía, a punto de cumplir casi cinco siglos de historia, conmemora en 2018 cinco efemérides de especial significatividad. Desde hace meses, la Junta de Gobierno viene trabajando, con la inestimable colaboración de diversos hermanos, para perfilar un programa de cultos y actos que subrayen la importancia que estas celebraciones tienen para nuestra Hermandad. Con sencillez y sobriedad, pero a la vez con la dignidad que caracterizan a nuestra Archicofradía Sacramental, queremos dar a conocer a nuestros hermanos este programa, aun cuando las fechas concretas y demás detalles serán convenientemente difundidas en su momento.

En fidelidad a nuestros orígenes fundacionales y a la advocación de Nuestra Madre y Señora de la Merced, nuestra Archicofradía celebrará junto al resto de hermandades mercedarias de la ciudad el octavo centenario de la fundación de la Orden Mercedaria que instauró san Pedro Nolasco en 1218. En su momento, la comisión organizadora de estos actos, de la que forma parte nuestra Hermandad, dará a conocer con mayor precisión los actos y cultos que se celebrarán en torno a la efemérides, una vez que el propio Arzobispado dé su beneplácito a los mismos.

Como obra social vinculada a esta celebración, la Fundación Asistencial de la Archicofradía ha puesto en marcha el proyecto Abogados de la Merced, en colaboración con la Asociación Zaqueo para la reinserción social, el Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla y la Delegación Diocesana de Pastoral Penitenciaria, con objeto de prestar un servicio de orientación, asistencia y asesoramiento jurídico y administrativo  gratuito  a los internos en relación a sus procedimientos judiciales ya terminados y correspondientes a causas cerradas, así como a su situación penitenciaria y otras situaciones que afectan a su reinserción social. Un proyecto de voluntariado que nace del carisma mercedario de la redención de los cautivos, anclado en el espíritu fundacional de la Orden mercedaria y de la Hermandad de Pasión.

En 2018 se cumplen igualmente cuatrocientos cincuenta años del nacimiento de Juan Martínez Montañés, autor de la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. La importancia que tuvo para la historia del arte su obra está fuera de toda duda. Pero, más allá de su grandeza como escultor, a su inspirada maestría debemos el eje devocional, junto al Santísimo Sacramento, de nuestra Archicofradía desde hace cuatro siglos: la imagen del Señor de Pasión. En el mes de marzo celebraremos un ciclo de tres conferencias centrado en la figura del genial Montañés, su obra y su entorno cultural en Sevilla, a cargo de nuestros hermanos José Roda Peña, Manuel Jesús Roldán y Juan Cartaya. El ciclo de conferencias tendrá lugar los días 12, 13 y 14 y de marzo.

Este ciclo de conferencias concluirá el 15 de marzo con la presentación de un libro que recopila la historia de la Archicofradía de Pasión coordinado por nuestro hermano José Roda Peña, y que contará con las firmas más prestigiosas del mundo de la historia, el arte, la imaginería, etc. En sufragio por el alma de Juan Martínez Montañés, se celebrará una misa solemne ante la imagen del Señor el día 16 de marzo, coincidiendo con la fecha de su nacimiento.

La Archicofradía cumplirá, igualmente, el 150 aniversario del traslado a la Colegial del Divino Salvador el 29 de octubre de 1868, después del cierre y demolición del antiguo templo de San Miguel. Además, el próximo Jueves Santo el paso de plata del Señor de Pasión, obra cumbre de la orfebrería sevillana del siglo XX, cumplirá setenta y cinco desde que Cayetano González culminara su ejecución. Dos aspectos patrimoniales e históricos que son motivos más que suficientes para la celebración de una importante exposición en el Ayuntamiento de Sevilla, entre los días 21 de mayo y el 3 de junio de 2018, en la que se expondrán diversos documentos y enseres que ha atesorado la Archicofradía a lo largo de los siglos.

Sin embargo, de entre todas las efemérides que celebraremos en 2018, queremos destacar el primer centenario de nuestra fusión con la Sacramental del Salvador. El 25 de septiembre de 1918 se firmó el decreto que contemplaba la fusión canónica entre la corporación eucarística y la penitencial de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y Nuestra Madre y Señora de la Merced, quedando así unidas para conformar la Archicofradía Sacramental de Pasión. Con este motivo, el próximo año se celebrará con mayor solemnidad si cabe el Triduo Solemne al Santísimo Sacramento en las vísperas de la solemnidad de Pentecostés. Además, Nuestra Señora del Voto, titular inmaculista de la Sacramental, estará expuesta por primera vez en la historia en besamanos extraordinario en la Capilla Sacramental el próximo 8 de diciembre.

En los meses de octubre/noviembre, aún por concretar la fecha y el lugar, programamos un magno concierto de música expresamente escrita para el Señor de Pasión, entre las que se interpretarán las obras compuestas por nuestro hermano Joaquín Turina y otros compositores como Buenaventura Íñiguez (organista de la Catedral de Sevilla 1872-1902), Eduardo Torres (Maestro de capilla de la Catedral de Sevilla), Luís Mariani (organista de la Catedral de Sevilla), etc. Muchas de estas composiciones, desafortunadamente, no se han oído en más de 80 años, ya que sus partituras permanecen guardadas en los archivos de nuestra Hermandad y otras instituciones.

Como ya se ha informado a los hermanos y a los medios de comunicación, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, Hermano Mayor Honorario y Medalla de Oro de Pasión, nos ha concedido el inmenso honor de aceptar la Presidencia de Honor de estos actos.                                                                                       

No obstante, aún siendo de gran importancia todos estos aspectos, el verdadero sentido con el que la Archicofradía celebra estas efemérides no es otro que el poner de manifiesto la importancia devocional que nuestros Sagrados Titulares han atesorado a lo largo de los siglos. La adoración al Santísimo Sacramento y la veneración de las imágenes del Señor de Pasión y la Virgen de la Merced son la mejor herencia que recibimos de nuestros antepasados. Cada bordado, cada partitura, cada obra de orfebrería… ha sido una ofrenda que a lo largo de casi medio milenio han depositado quienes nos han precedido en la fe a sus plantas. Esperamos con estas celebraciones sean, no un punto de inflexión, sino un estímulo sincero y hermoso para acrecentar nuestro amor, fidelidad y confianza en quien es nuestro Camino, Verdad y Vida.