Entrevista en “Gente de Paz” a nuestro Hermano Mayor

30/12/2017

El próximo año viene cargado de importantes efemérides para la corporación del Jueves Santo: 450 años del nacimiento de Martínez Montañés, 800 años de la Orden de la Merced, 150 años desde que la corporación se trasladó a El Salvador, 100 años de la fusión con la Sacramental del templo y tres cuartos de siglo del paso del Señor de Pasión. Motivos más que suficientes para que sea un año inolvidable. En esta penúltima entrevista de 2017, hablamos con su actual hermano mayor, José Luis Cabello.

― 2018 se presenta como un gran año para la corporación. No pocos son los actos que están programados. ¿Cómo afrontará esta etapa? 

Con enorme ilusión y con el deseo de que todo cuanto hagamos sirva para dar testimonio de fe y, a la vez, como eficaz elemento  de evangelización.

― En los últimos años la hermandad se ha visto afectada por problemas ajenos a ella. ¿Cómo se encuentra actualmente?

Una institución como la nuestra, la Archicofradía Sacramental de Pasión, con casi quinientos años de vida, ha pasado en tan dilatada historia por casi todo tipo de vicisitudes, pero siempre ha trabajado para convertirse en lo que quiere ser hoy: un lugar donde el amor fraterno esté por encima de cualquier posible diferencia formal, con el claro objetivo de que seamos ejemplo de vida cristiana. En ello estamos y los hechos son siempre más elocuentes que las palabras.

― Conferencias, exposiciones, un libro que recogerá la historia de la archicofradía… A pesar de los actos que se organizarán, pronto se descartó una salida extraordinaria con el Señor de Pasión. ¿Por qué?

Cuando en 2015  se cumplieron los 400 años de la hechura de la imagen del Señor de Pasión por Martínez Montañés, tampoco nos lo planteamos. Elaboramos un programa conmemorativo que mereció entonces el elogio y la aprobación de medios de comunicación, instituciones y devotos en general. Hemos querido ser coherentes y plantear de nuevo un programa de actos que abarquen los aspectos religiosos con cultos internos, formación y mayor desarrollo de algunos de nuestros proyectos sociales. Pero también ofreceremos un atractivo abanico de actividades culturales relacionadas directamente con lo que somos, de dónde venimos y qué hemos plantado en el camino.

― ¿Qué espacio ocupará durante este año el carácter sacramental de la archicofradía? ¿Hay preparado algún acto, por ejemplo, para el Corpus?

El carácter sacramental de nuestra Hermandad está en el ADN de todos los hermanos de Pasión. Desde los primeros contactos de los nuevos hermanos con la Hermandad, se les educa en la veneración a la prodigiosa imagen del Señor de Pasión, pero sobre todo se les inculca el culto de adoración debido al Santísimo Sacramento, donde está verdaderamente nuestro Salvador, en cuerpo, alma, sangre y divinidad. Y seguidamente les recordamos que la mejor forma de demostrar el amor a Jesús, en amando y ayudando a nuestro prójimo, aunque a veces nos cueste la misma vida.

La Iglesia Colegial del Salvador no tiene ya carácter parroquial, razón por la que no organiza procesión de Corpus, como sí hacen –porque así deben hacerlo – las parroquias sevillanas. Esa es la razón por la que la Archicofradía Sacramental de Pasión no organiza ninguna procesión de Corpus, aunque participe activamente en la de la Catedral y en la de San Isidoro, que es la parroquia a la que pertenecemos.

Pero eso sí, en 2018 solemnizaremos aún más, si cabe, el Triduo que, anualmente, celebramos en honor al Santísimo Sacramento.

En lo material y en atención a esa efeméride del centenario de la fusión con la Sacramental del Salvador, cabe decir que se están restaurando y recuperando algunas piezas de gran valor y belleza.

― Uno de los aspectos más desconocidos de las hermandades es su labor caritativa. Pasión, como obra social vinculada a la celebración de los 800 años de la Orden de la Merced, ha puesto en marcha el proyecto “Abogados de la Merced”. ¿Qué puede contarnos sobre esta iniciativa?

Como es bien conocido por todos, el próximo año celebramos el octavo centenario de la fundación de la Orden Mercedaria, nacida tras la aparición de la Virgen de la Merced a San Pedro Nolasco,  con la indicación expresa de trabajar sin descanso en la redención de cautivos.

Con tan clara raíz mercedaria, nuestra Hermandad de Pasión se ha propuesto ayudar a los cautivos/presos de nuestra época,  creando un grupo de abogados que puedan dar solución a determinados problemas, o respuesta a situaciones susceptibles de ser superadas con su actuación profesional, a todos aquellos internos en instituciones penitenciarias que pidan nuestra intervención.

El objetivo no es otro que la asistencia gratuita a los presos en relación a sus procedimientos judiciales ya terminados, y a su situación penitenciaria y derechos que les asisten. Con esas premisas creamos hace ya unos meses “Abogados de la Merced”, que llegarán a 2018 y siguientes con el rodaje bien hecho, puesto que han atendido y resuelto ya, bastantes casos. Recalco que estamos trabajando de la mano del Colegio de Abogados y siguiendo las pautas de la Pastoral Penitenciaria. A esta iniciativa nuestra se ha adherido alguna que otra Hermandad de carácter mercedario.

― Se habla de una renovación completa de la Semana Santa. ¿Cree que es necesaria para el Jueves Santo?

Las Hermandades del Jueves Santo formamos un grupo cohesionado y con una magnífica relación personal e institucional entre todos. Si en alguna ocasión se nos ha planteado algún problema, lo hemos resuelto internamente con generosidad, diligencia y eficacia, sin que jamás haya trascendido la más mínima diferencia. En principio y en mi opinión personal, no veo ni la necesidad ni la oportunidad de replantearse un nuevo Jueves Santo. No entro por supuesto en temas de seguridad, que debe ser prioritaria y, eso, puede condicionar ciertas cosas.

― ¿Tendría inconveniente en que la Madrugada comenzara antes del horario establecido actualmente?

En mi opinión, cualquier adelanto de la madrugada afecta al Jueves Santo de manera significativa y, en ese sentido, no me agradaría que eso se produjera.

― ¿Veremos al Señor de Pasión con túnica bordada la próxima estación de penitencia en este año especial?

Es aún muy pronto para pronunciarse en ese sentido. Lo prudente es esperar; tiempo habrá de saberlo.

― ¿Qué ha significado para Pasión la vuelta de la Virgen del Rosario tras varias décadas en Pilas?

Primero, la recuperación de un patrimonio material que ha sido restaurado por uno de los grandes profesionales en este tema, D. Enrique G. Carrasquilla.  La imagen es de una gran categoría y precisaba de una restauración integral.

Hay que recordar que la imagen, atribuida con muchísimo fundamento a Cristóbal Ramos, dio nombre a la “Cuesta del Rosario” y recibió culto en la Iglesia del Salvador durante casi trescientos años. Al menos 200 de ellos, en la capilla que hoy ocupa el excepcional Cristo del Amor.

― ¿Qué lugar ocupará esta imagen en la hermandad? ¿Se programarán actos en su honor?

Está provisionalmente instalada sobre el altar de ánimas, hasta que se le prepare una peana específica, que se colocará a la izquierda de ese mismo altar.

Ha tenido ya una “presentación informal” pero, más adelante, organizaremos su bendición, colocación definitiva y encuentro con los medios para que G. Carrasquilla pueda dar detalle de los aspectos técnicos y artísticos que puedan ser de interés para los medios, los expertos y los devotos en general

Enlace de la entrevista aquí.