Hoja informativa de diciembre

10/12/2016

TIEMPO DE AMOR, TIEMPO DE CARIDAD

 

Queridos hermanos de Pasión:

El pasado año, por estas mismas fechas, os recordaba a todos que, cuando Dios se hizo hombre, la tierra entera se llenó de una luz nueva, porque el mismo Dios venía a vivir entre nosotros. Y os decía también que este misterio, contado millones de veces, debía ser – y debe seguir siendo – para nosotros los cristianos, un reforzado capítulo de amor, de entrega y de generosidad para con todos nuestros semejantes pero, especialmente, para los más necesitados; y no sólo de lo material, sino muy especialmente de lo espiritual.

Como muy bien se ha reflejado en el pequeño folleto de la campaña de Navidad 2016 de la Fundación Asistencial de Pasión, el Señor nos anima siempre, y muy especialmente ahora que celebramos el recuerdo de su primera venida, a revisar nuestro compromiso con los hermanos que precisan de nuestra atención para alcanzar una vida digna, acercando y estrechando nuestras manos con las suyas, para que sientan el calor de nuestra presencia, de nuestra amistad, y de la fraternidad.

Pero este compromiso requiere acción y recursos, y el Señor quiere servirse de las personas para dar de comer a las personas; si con nuestros recursos no socorremos a los más necesitados, estamos haciendo muy mal uso de lo que Dios nos concede. Seamos pues generosos y contribuyamos, en la medida de nuestras posibilidades, en llevar algo de ayuda a cuantos carecen de lo que nosotros disfrutamos.

Al comienzo del nuevo año, que ya nos espera con impaciencia, nos encontraremos casi de inmediato –como está reglado- con el Besapié y la Novena del Señor; aprovechemos ese regalo que JESÚS DE LA PASIÓN pone a nuestro alcance, para obtener todos los beneficios espirituales derivados de unos actos de culto vividos desde la fe y la devoción más sinceras; en nuestra mano está.

 

En este 2016 que termina hemos avanzado considerablemente en algunos proyectos, cuyos resultados positivos o son ya realidad, o comenzarán a materializarse en 2017. Así por ejemplo, en lo más tangible, cabe decir que se han restaurado de manera integral las potencias del Niño Jesús de Pasión y la diadema de Nuestra Madre y Señora de la Merced, así como su corona de salida. La Virgen ha estrenado saya y manto negros en el mes de difuntos y, su paso, los faldones en la pasada Semana Santa, gracias a la generosidad de un hermano, habitual benefactor. Realizaremos nuestra próxima estación de penitencia con la inclusión de una nueva insignia: la bandera pontificia cuya confección y bordado se están ejecutando. El Señor de la Humildad estrenará una clámide regalada por una hermana benefactora y reestrenará la clásica totalmente restaurada, pasada a nuevo terciopelo. En esta misma línea de conservación y enriquecimiento del patrimonio seguimos y seguiremos trabajando sin descanso, dando cuenta e informando de los avances, conforme se vayan convirtiendo en realidades concretas.

Pero hay también otras realizaciones inmateriales, quizás menos visibles, pero no por ello menos importantes. En este terreno cabe decir que los grupos de trabajo, creados en el seno de la Junta Consultiva, avanzan considerablemente en la consecución de los objetivos trazados. Disponemos ya de un Programa de Formación y de proyectos concretos, aunque perfectibles aún, para los actos conmemorativos del Octocentenario de la creación de la Orden Mercedaria, del Sesquicentenario de la llegada a la Colegial del Salvador y del Centenario de la fusión con la Hermandad Sacramental (las tres efemérides en 2018).

La nueva página web será una realidad en breve. No se trata de una mejora de la anterior, sino de algo que se construye “ex novo” y que incluirá el blog actual, para que ambos medios de comunicación de la Hermandad vayan indisolublemente unidos, dando así una imagen única y mucho más dinámica.

La comisión correspondiente está trabajando a buen ritmo en la redacción de un Reglamento de Régimen Interno que, en su momento, será sometido al conocimiento, análisis y aprobación de todos los Hermanos.

El 22 de noviembre recibimos documento de la AGENCIA ESTATAL DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA, certificando que la ARCHICOFRADIA SACRAMENTAL DE PASIÓN se encuentra entre las entidades sin fines lucrativos que han optado por el régimen fiscal de la LEY 49/2002, conocida como LEY DE MECENAZGO. Este era uno de nuestros objetivos prioritarios en el terreno económico ya que eso permite que, a partir de 2018 (declaración de renta del ejercicio 2017), los Hermanos de Pasión puedan deducir las cuotas de la Hermandad, de sus respectivas declaraciones de renta. Y lo que es más importante aún, que las donaciones que se hagan a la Hermandad, puedan también deducirse en el porcentaje que corresponda. (Las que se hacen a nuestra Fundación siempre han podido desgravarse, ya que está acogida a la Ley de Mecenazgo desde su creación)

 

Os pedía el pasado año que procuráramos vivir una cristiana Navidad, donde compartir fuese nuestro lema. Este año no puedo pedir una cosa diferente, aunque sólo sea por pura coherencia.   Es por eso que, una vez más, os solicito ayuda económica para que nuestra Fundación pueda ayudar a cuantos carecen de lo básico para mantener una vida digna.

Hasta nuestro próximo encuentro, sea en la Hermandad o a través de estas páginas, un fuerte abrazo.

 

El Hermano Mayor

José Luis Cabello Flores