Información para los hermanos que realizan por primera vez la Estación de Penitencia

04/04/2017

La Estación de Penitencia es el principal acto corporativo de culto externo, mediante el que la Hermandad habrá de procurar cumplir un fin evangelizador a través del conjunto de los signos que la constituyen y de la actitud sincera de los hermanos que participen, procurando así en todo momento revelar el mensaje de Jesucristo a los hombres.

Así, conforme establece la Regla 101 de las de nuestra Hermandad y siguiendo con su tradicional y piadosa práctica, esta Archicofradía del Santísimo Sacramento, Pontificia y Real de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y Nuestra Madre y Señora de la Merced, hará su Estación de Penitencia a la Santa, Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral de Sevilla llevando procesionalmente a sus Sagradas Imágenes, todos los años en la Tarde del Jueves Santo.

Los hermanos que, conforme al artículo 4, realicen su Estación de Penitencia como nazarenos, han de asistir a la Cofradía con el hábito y escudo propios de la Hermandad, sin usar distintivo particular alguno, prohibiéndose el uso de anillos (salvo el nupcial), alhajas, pulseras, puños o pañuelo blanco al cinturón, guardando en el vestir la compostura y seriedad del acto de penitencia que se practica. Tampoco podrán llevar pintura en las uñas, maquillaje u otros atributos personales que permitan reconocerlo.

Según la Regla 104, para participar en la Estación de Penitencia, los hermanos deben vestir la túnica de la Archicofradía compuesta de: túnica de ruan, de hilo negro, con cola, cinturón de abacá amarillo de ocho centímetros de anchura y al cuello cíngulo del mismo material y color con pasador y terminado en borlas alargadas.

La altura del cono de cartón u otro material adecuado será de un metro, colocándose en el centro del antifaz el escudo de la Merced, en fondo grana, bordado en amarillo y con la cruz blanca.

Al cuello se llevará la medalla de la Archicofradía.

Como calzado se llevará sandalias de cuero negro u otro material similar con calcetines del mismo color. Estas se usarán si llevan los pies cubiertos con calcetines; si no se usan sandalias se llevará el pie totalmente descubierto.

Los hermanos nazarenos estarán en el Templo a la hora que establezca su papeleta de sitio, (18:15, PARA ESTE AÑO 2017) que deberán presentar a la entrada junto al documento que acredite su identidad, si necesario fuere este último.

Los hermanos nazarenos, al fin antes indicado, se dirigirán desde su domicilio al Templo, por el camino más corto, en completo silencio estando totalmente prohibido que lo hagan con el antifaz levantado y acompañados por personas que no vistan el hábito nazareno. Se abstendrán de utilizar transportes colectivos o cualquier otro que resulte inapropiado.

Previa a realización de la Estación de Penitencia, se celebrará Solemne Eucaristía en memoria de la Institución del Santísimo Sacramento, que empezará a las 18:30.

Los hermanos participarán vestidos ya con la túnica de nazareno, a excepción de hermanos costaleros, monaguillos, etc., así como los hermanos con papeleta de sitio simbólica.

Tras la Solemne Eucaristía, los hermanos se dirigirán al lugar que les corresponda, y esperarán la salida de la Cofradía en el lugar que se les indique.

Los hermanos que no hayan retirado la insignia, cruz o cirio al tiempo fijado en la papeleta de sitio, perderán todo derecho al puesto. Las vacantes se dispondrán entre los hermanos presentes, atendiendo a criterios de antigüedad o según decida el celador o diputado de tramo correspondiente.

Los hermanos no podrán usar teléfonos móviles ni aparatos de grabación o reproducción audiovisual durante el tiempo que se encuentren en el Tempo, ni en toda la Estación de Penitencia. Tampoco podrán hacer uso públicamente de tales aparatos mientras vistan la túnica de nazareno, en los caminos de ida o vuelta.

Los hermanos, una vez organizada la Cofradía, ocuparán el lugar que se les haya señalado, sin retirarse de él ni atravesar el tramo de uno a otro lado para cambiar la posición del cirio o la cruz.

Entre las filas del cortejo procesional solamente transitarán aquellos nazarenos encargados del gobierno de la Cofradía.

Para cumplir con el espíritu que es tradición en nuestra Cofradía, los hermanos irán con el mayor orden, siempre cubiertos, sin hablar bajo ningún pretexto con los demás nazarenos ni con las personas que estén presenciando el paso de la Cofradía, con honestidad y devoción que sirva de ejemplo y edificación a los fieles.

Se exhorta con todo encarecimiento a los hermanos para que, a fin de lograr los frutos espirituales de tan santos ejercicios, vayan meditando la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo y en la Merced de su Santísima Madre, haciendo pública penitencia, practicando la Estación acostumbrada a la Santa y Patriarcal Iglesia Catedral.

Siempre que la Cofradía avance, los nazarenos de luz llevarán los cirios en alto, con la contera apoyada al cuadril en el cinturón de esparto, bajándolos solo cuando lo haga el nazareno que le precede.

Se mantendrán permanentemente en alto desde la salida hasta que lo hagan los pasos del Señor y de la Santísima Virgen, respectivamente, durante el tránsito por la Plaza de San Francisco, y en cualquier otro punto del recorrido donde lo ordenara el Diputado Mayor de Gobierno.

En el discurrir por la Santa y Patriarcal Iglesia Catedral, el cirio se llevará suspendido en posición vertical, nunca tumbado en posición horizontal, estando atentos a las indicaciones del diputado para hacer la genuflexión ante el Santísimo Sacramento, expuesto en el Monumento.

El nazareno no se ocupará de encender el cirio si se le hubiera apagado, pues de ello cuidará el Diputado de Tramo o Celador que le corresponda.

Los nazarenos que porten cruz llevaran la misma al hombro, sin apoyar la misma en las paradas.

Los nazarenos que lleven insignias lo harán al modo y forma que es costumbre en la Cofradía, y siguiendo las instrucciones de su diputado de tramo.

Durante el curso de la Estación de Penitencia, los nazarenos están obligados a atender la indicaciones de los Diputados de Tramo o Celadores y demás encargados del buen régimen, orden y gobierno de la Cofradía, ateniéndose con puntualidad a las paradas o marchas que se hagan, pues de la observancia de este precepto pende el orden de la Cofradía. Los nazarenos irán totalmente pegados al hermano que le preceda, de forma que la Cofradía, vaya en todo momento totalmente compacta.

Si durante la Estación de Penitencia el nazareno sufriera una indisposición, hará una indicación al canastilla o diputado de su tramo, que se ocupará de atenderle, y si la indisposición le impidiera continuar la Estación de Penitencia, le entregará su papeleta de sitio y lo que portare, marchando directamente a su domicilio.

Terminada la Estación de Penitencia, y tras el rezo de las preces y oraciones que tiene previstas la Hermandad por nuestros hermanos difuntos, los hermanos volverán a sus domicilios por el camino más corto, y manteniendo la misma compostura exigida durante toda la Estación de Penitencia.

Según la Regla 106, la Estación de Penitencia finaliza con el rezo, ante los pasos de nuestros Sagrados Titulares, de un Credo, una Salve y un Padrenuestro por el eterno descanso de nuestros hermanos difuntos, preces que están obligados a rezar todos los hermanos participantes en la Estación de penitencia; los hermanos nazarenos permanecerán cubiertos con el antifaz hasta la finalización de las preces.

Los nazarenos se situarán en el templo en el lugar que los Diputados les vayan indicando, en absoluto silencio y cubiertos hasta que finaliza la Estación de Penitencia tras el rezo de las preces.

Las puertas de salida quedarán cerradas hasta que no haya terminado la Estación de Penitencia, y ningún hermano podrá salir hasta ese momento, en el que se abrirán las puertas de salida de la Colegial.

Está prohibido despojarse de la túnica en el interior del templo para salir de paisano.