Madre y Señora de Merced y Misericordia

31/07/2017

Recogemos en este apartado las palabras que el Hermano Mayor ​nos dirige a todos en la Hoja Informativa de septiembre, que podemos leer íntegramente en otra pestaña de esta misma web.

MADRE Y SEÑORA DE MERCED Y MISERICORDIA

Queridos hermanos de Pasión:
Cuando esta hoja informativa llegue a vuestras manos, estaremos próximos a celebrar la –para nosotros- gran fiesta religiosa de NUESTRA MADRE Y SEÑORA DE LA MERCED; y ante la cercanía de esa festividad, quiero recordar que el carisma mercedario de redimir a los cautivos sigue estando tan vigente como siempre. El Papa nos habló de la existencia de “muchas periferias”, expresión que bien podemos asimilar a “muchas formas de cautiverio”: pobreza, desamparo, abandono, desamor, soledad, maltrato,… Como cristianos tenemos la obligación ineludible de contribuir a liberar a nuestros semejantes de todas esas cadenas, más aún cuando sabemos que el significado del título “Merced” es ante todo “Misericordia”. De ahí que nuestra Fundación tenga como objetivo la práctica real de las obras de misericordia, tanto espirituales como corporales, donde lo que prima es la caridad cristiana, en el sentido de darnos por entero, más que la simple solidaridad social de dar algo a los demás.
Quizás convenga recordar ahora que, como hermandad, somos una asociación pública de fieles que, según el canon 298 del Código de Derecho Canónico, debemos fomentar una vida más perfecta, promover el culto público y la doctrina cristiana y realizar actividades de apostolado para la evangelización y el ejercicio de obras de caridad.
A ello añado que la fundamental obligación de los hermanos de Pasión es asimilar, con fidelidad, las características propias de la espiritualidad de nuestra Archicofradía. Como lo es el fomentar la convivencia y frecuentar con asiduidad nuestra sede, estrechando así los vínculos fraternales entre nosotros. Y, también, cómo no, buscar en la Hermandad una profunda y sana realización de vida cristiana, participando activamente en los actos de culto y en los de formación espiritual. Y, por supuesto, cooperar activamente en los trabajos de ayuda a los demás. Cuanto anoto en este párrafo no es más que el reflejo casi literal, de lo establecido en nuestra REGLA 17.
Si merced es ante todo misericordia como expresión real de la caridad, y la caridad la materialización del amor y la entrega a los demás, todo hermano de Pasión debe dar testimonio vivo y directo de su carisma mercedario. Es por eso que debe potenciar las relaciones de afecto y respeto mutuo, valorando y resaltando siempre lo que de bueno tienen los demás; lo contrario es –además de poco cristiano- un ataque directo a nuestra esencia mercedaria.

El cabildo general de cuentas, celebrado en mayo, aprobó las cuentas 2016/2017, la subida de cuotas, el presupuesto y la aportación a la Fundación para el ejercicio 2017/2018. Siendo muy importante y generosa la contribución de nuestra Archicofradía, hay que subrayar no obstante que, el importe total de los servicios prestados por la Fundación, quintuplican lo percibido de la Hermandad; de ahí que sea tan imprescindible contar con socios fijos y donantes ocasionales. No lo olvidemos, por favor. Necesitamos de la ayuda de todos.
Quiero subrayar que, en ese cabildo general, todos los hermanos que quisieron exponer algún tema pudieron hacerlo sin limitación de ninguna clase. Eso sí, algunas de las cuestiones que plantearon no pudieron ser debatidas. Y no porque no fueran del agrado del Hermano Mayor, como textualmente ha dicho un hermano –según su particular opinión- en las redes sociales, sino porque como especifica la Regla 45 “Los cabildos generales… tratarán los asuntos recogidos en el orden del día, sin que puedan tratarse otros que no figuren en él”. Y lo primero que debemos hacer todos es respetar las Reglas y velar porque se cumplan.
Ni podemos ni debemos olvidar que los comentarios en redes sociales son públicos, se leen por muchísimas personas y, algunos de ellos, causan dolor en el seno de la hermandad; expresar opiniones en cualquier foro donde se mencione a nuestra Archicofradía, debe hacerse con la corrección y la caridad cristiana que debe presuponerse a un hermano de Pasión. Leer, por ejemplo, que subir las cuotas es un modo sutil de invitar a algunos hermanos a darse de baja, además de injusto y falso, produce una profunda tristeza, al igual que determinadas alusiones personales que nos alejan de nuestro verdadero y primordial fin como Hermandad.

En julio tuvimos la gran alegría de poder bendecir el local donde podremos desarrollar, en mayor medida, el proyecto fundacional que nos trazamos al crear la FUNDACIÓN ASISTENCIAL NUESTRO PADRE JESÚS DE PASIÓN. Una vez más hay que repetir que, el que podamos llegar a más personas en riesgo de exclusión, resolviendo cada vez más situaciones de necesidad, dependerá siempre de la entrega generosa de los hermanos de Pasión, sea porque se incorporan a los planes de voluntariado, porque aportan sus donativos, o porque ayudan puntualmente en determinadas actuaciones concretas. O por todo a la vez.
Y termino este breve mensaje como lo empecé; con la invocación a Nuestra Madre y Señora de la Merced, que cada día nos demuestra su amor misericordioso. Que Ella os bendiga siempre, queridos hermanos de Pasión.