Soneto, de Juan Sierra, dedicado al Señor de Pasión

21/12/2017

 

El 20 de diciembre de 1901 nacía Juan Sierra, poeta fiel a la vanguardia de su época que manejó en sus versos, como pocos, la metáfora brillante, la imagen literaria, la inmensidad de lo figurativo. Fiel a la tradición poética y emocional de su ciudad, dedicó bellísimos versos a las grandes devociones de la ciudad. Hoy traemos hasta aquí este soberbio soneto, posiblemente desconocido para muchos hermanos, dedicado al Señor de Pasión, incluido en su obra “Palma y Cáliz de Sevilla”.

Esmeralda en la mano, humilde broche,
tu sagrada belleza se perfila
bajo la débil rama plata y lila,
en la túnica fría de la noche.

Varón del cielo, lirio sin reproche;
temblor de sangre y paz que leve oscila
una cruz carga y en la fiel pupila,
de amoroso caudal, blando derroche.

Tu lisa espalda curva y reverencia
una morada flor de hojas cordiales
al polvo que del mundo se levanta.

Artesano de luz y de paciencia,
fe devolviendo, serenando males,
mientras camina tu dichosa planta.